IMPANTOLOGÍA

El implante dental es un dispositivo, que se coloca en los huesos de los maxilares con el propósito de sustituir artificialmente la raíz de un diente. La pérdida de una pieza dental puede deberse a múltiples factores, entre ellos las caries, la enfermedad periodontal, complicaciones endodónticas, traumatismos, o simplemente por genética se puede sufrir agenesia (ausencia de piezas dentales).

Para que un implante pueda adherirse bien al hueso, el implante debe estar fabricado con materiales biocompatibles, los cuales no produzcan rechazo de nuestro propio cuerpo; por lo tanto, si no existe ninguna complicación y se lleva a cabo una adecuada higiene oral, perdurarán durante toda la vida. Al cabo de un tiempo de su colocación, se produce la oseointegración y el tornillo se integra naturalmente en el hueso, por lo que su extracción resulta imposible por medios manuales.

Ante la caída o pérdida de un diente existen varias alternativas para sustituirlo. Paradójicamente, la forma menos invasiva de reponerlo es mediante la colocación de implantes dentales unitarios, que es una raíz artificial de titanio puro con forma de tornillo. Desde hace más de 40 años esta técnica permite alojar estas nuevas raíces con técnicas minuciosas mínimamente invasivas y totalmente indoloras.

La cirugía y rehabilitación mediante implantes dentales es hoy un tratamiento predecible tanto funcional como estéticamente hablando.

Los implantes pueden ser unitarios o únicos, tal cual es el caso de la imagen mostrada anteriormente, pero si la perdida de piezas es mayor y conlleva por lo tanto más perdida de espacio y dientes, no es necesario poner un implante por cada diente que falta, se puede ir adaptando a cada caso, como se muestra en las siguientes imágenes.

Ventajas


La ventaja del implante dental frente al resto de las alternativas es el hecho de respetar y por lo tanto, no dañar el esmalte sano de los dientes adyacentes. Devuelven la función masticatoria perdida, permiten mostrar una boca con aspecto natural y realzan la belleza de la sonrisa.

Implantes inmediatos, carga inmediata, Dientes en un día
Mediante este método se puede realizar, si fuese necesario, las extracciones de las piezas remanentes en boca, colocar implantes múltiples y tener dientes provisionales, atornillados el mismo día de la cirugía. (dientes provisionales fijos).

Si no fuese necesario instalar los dientes el mismo día de la cirugía, el procedimiento tiene dos versiones, implantes inmediatos es decir, simultáneos con la extracción del diente o implantes diferidos, tras la cicatrización del alveolo o hueco que deja la extracción del diente.

Implantes inmediatos


Los implantes inmediatos han demostrado tener el mismo pronóstico o porcentaje de éxito que los implantes convencionales o diferidos. La principal ventaja del procedimiento consiste en realizar todo el tratamiento en una sola cita. Esta incluye la extracción del diente, limpieza del alveolo, colocación del implante y la reconstrucción de la encía del implante. En ocasiones va acompañado de un injerto de su propia encía para que el resultado estético sea natural, evitando las deformaciones o hundimientos de la encía que ocurren en todos los casos en mayor o menor medida.

Existen algunas situaciones en las que no se puede utilizar esta técnica: presencia de infecciones agudas o hueso insuficiente en el diente como para anclar correctamente el implante.

Implantes diferidos


Los implantes diferidos se refieren a que se colocan tras la curación del alveolo o hueco dejado por el diente extraído. Esta curación dura aprox dos meses y cuatro meses.

Tras el periodo de curación del implante, que varía entre 8 y 12 semanas de media, confirmamos el éxito del tratamiento mediante pruebas de estabilidad y radiografías. Mediremos la dureza del hueso sobre el implante con un dispositivo de alta precisión llamado Ostell® (Análisis de frecuencia de resonancia) y si sus índices de estabilidad así lo indican, procederemos a confirmar el alta del implante para comenzar el proceso de fabricación del diente o prótesis definitiva.

Durante todo este periodo de tratamiento, el paciente llevará en todo momento un diente provisional para sustituir al que se haya extraído, que le permita realizar una función masticatoria, fonética y estética adecuada.

Mantención de los implantes


Para asegurar el resultado al largo plazo de nuestros implantes dentales, se deberá hacer un control clínico y radiográfico de estos por lo menos una vez al año.

Además en algunos casos una terapia de mantención, en la cual el odontólogo desmontara la prótesis implanto asistida y limpiara tanto los componentes de esta, como además revisara los tejidos blandos periimplantarios. Cabe además señalar que la limpieza por parte del paciente de los implantes dentales es distinta a la sus dietes naturales y esta técnica deber ser enseñada por el higenista a cargo en la consulta dental.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿Podemos ayudarte?